Archivo de la etiqueta: marketing digital

Marketing Digital: ¿es necesario que las empresas adopten las redes sociales?


03/10/2018

  • No hay una razón en particular para temer a las redes sociales, adaptarse a la tendencia actual podría ser un salvavidas para las empresas.
  • Actualmente, más del 35 por ciento de las empresas usan redes sociales para la “atención al cliente”.

Es un hecho que las empresas necesitan ver en las redes sociales una herramienta educativa, para aprender lo que sucede con la competencia y los cambios en el comportamiento y gustos de la audiencia. De hecho, olvidarse de que son una plataforma para las ventas puede ser eficaz, si es que lo hacen estratégicamente.

Leer más: Marketing Digital: 6 estadísticas que te harán apostar por la AI.

A partir del punto anterior, se desprende una pregunta principal: ¿Por qué las empresas necesitan de las redes sociales? Sí, a pesar de que a estas alturas el proceso de digitalización ya está muy avanzado y de que puede ser una pregunta reiterativa, aun quedan algunos conceptos que se pueden considerar.

Tal vez el mejor lugar para comenzar con el tema es ver en las plataformas sociales una herramienta de relación con el cliente. Ya sea que su negocio esté dirigido por millennials o la Gen-Z, incluso si tiene a personas maduras con mentalidad analógica, no hay razón para temer a las redes sociales. Comprender su potencial genera un elemento útil, aprovechable, sobre todo cuando se trata de ventas.

Las redes sociales permiten que los clientes y las empresas se comuniquen directamente, además de que son utilizadas para expresar sus necesidades con un negocio o plantear consultas y quejas. Estas interacciones brindan una mejor percepción del público, par crear soluciones y segmentaciones personalizadas y detallar información relevante para ellos.

PUNTOS A CONSIDERAR

• Espacios de aprendizaje 
Brindan a las organizaciones un lugar para reflexionar sobre sus propios mensajes y objetivos, y para mantenerse al día con las últimas tendencias en el mercado. En esencia, se convierten en un espacio para observar cómo es que un negocio impacta y cómo se pueden modificar ciertas acciones para satisfacer las demandas e intereses de los clientes potenciales.

Las organizaciones deben saber que no son un espacio para vender productos (pese a que estas mismas se han adaptado a la situación), y deberían pensar en su funcionamiento interno. Al presentarse como una organización no corporativa, es más probable que los clientes se abran, interactúen con ellos y compartan sus publicaciones.

• Todo cuesta menos de lo que piensas

Las redes sociales son el punto de partida para las nuevas empresas, ya que ofrece la posibilidad de difundir un mensaje sin gastar mucho presupuesto. Un punto que debe ser abordado es el costo de las redes sociales. En pocas palabras, las redes sociales se pueden dominar con un bajo presupuesto, por lo que si estás tratando de promocionar algo, es el lugar ideal para estar.

Las empresas con un poco más de recursos para gastar pueden comenzar a experimentar con anuncios en una variedad de plataformas, pero al poder determinar cuánto se gasta, se necesita muy poco efectivo.

• Usabilidad

Esto simplemente la principal razón para utilizarlas y quizá una de las razones principales por las cuales las empresas necesitan de las redes sociales. Su uso va a extender de manera indeterminada. Si bien no con las mismas plataformas que se utilizan hoy en día, como Facebook, hay algunas que pueden continuar por mucho más tiempo.

[huge_it_forms id=”1″]

La nueva era digital: transformación digital y marketing online


3/10/2018 Siempre escuchamos hablar de la transformación digital, pero ¿sabemos a qué se refiere específicamente? En la práctica, es la reinvención de una organización a través del uso de la tecnología digital para mejorar la forma en que la organización realiza y sirve sus componentes. El término “digital” se refiere al uso de tecnología que genera, almacena y procesa datos.

Esta transformación es una disrupción digital real, del inglés “interrupción, cambio de paradigma”. De hecho, es un cambio fundamental en el negocio diario de una organización, desde los tipos de productos y servicios que produce hasta la forma en que los ofrece. Una organización / empresa que necesita transformación, ya sea una PYME, una agencia gubernamental o un proveedor de servicios, como la atención médica, generalmente responde a un cambio en el mercado y en la demanda de un producto o servicio por parte de los consumidores.

La cuestión es sencilla: vivimos en plena era digital. Precisamente la palabra “digital” a menudo rima con términos como “innovación” y en consecuencia trae consigo una percepción, común para la mayoría de las personas (independientemente del nivel de alfabetización digital) y transversal a los sectores industriales: es decir, la transformación digital es en primer lugar un factor tecnológico.

Analizando los resultados de una investigación sobre transformación digital, realizada en el 2018 por la escuela de posgrado EISAF Business School de Madrid, está claro que este fenómeno no es solo una prerrogativa de las grandes compañías y tampoco se trata de una moda pasajera: es un negocio de $ 1.2 billones y se calcula que para 2020 las inversiones globales podrían llegar a los 2 billones.

El Director Ejecutivo de EISAF, Rosario Ocone, confirma que en los últimos años la demanda de cursos y másters sobre el tema “digital” ha aumentado exponencialmente, especialmente en los países de América Latina. De hecho, las nuevas tecnologías digitales también están teniendo un impacto en aquellas áreas del mundo que hasta hace pocos años ni siquiera llegaban a disponer de una conexión ADSL, el “hambre de conocimiento digital” no tiene colores ni fronteras.

Un caso concreto de transformación digital

Para hacernos una idea concreta de este cambio, presentamos un ejemplo de una empresa que ha superado con éxito la transformación digital, como es el caso de Nespresso. El fabricante de cafeteras especiales, una unidad comercial del Grupo Nestlé con sede en Suiza, que ha implementado un sistema de gestión de relaciones con los clientes, basado en una nube que brinda a los clientes acceso multicanal a las opciones de compra y atención al cliente: esto no quita que puedan seguir conectando con la empresa a través de su página web, de un dispositivo móvil o visitando una tienda. La visión única de cada uno de sus clientes ha permitido a Nespresso ingresar en múltiples mercados y mejorar las ventas.

El impacto de la transformación digital en nuestra vida diaria

Si no estuviéramos preparados para este cambio, podríamos darle un significado negativo a la “transformación digital”. Si podemos leer las sacudidas que la tecnología y las nuevas tendencias le dan al mercado “tradicional”, podemos lograr excelentes resultados y convertir las amenazas en oportunidades.

En la vida cotidiana, podríais haber llegado a un punto que a menudo puede aparecer de no retorno, pero en este momento es apropiado encontrar “el as en la manga” que nos aportará aquel valor añadido con respecto a la competencia.

Independientemente del estado en el que se encuentre: graduado en busca de un nuevo trabajo, profesional en busca de nuevos clientes o empresario en constante lucha con los competidores, su estrategia digital debe estar diseñada para funcionar primero como un paracaídas para limitar el daño causado por la interrupción digital y más tarde como una llave para forzar las puertas de su negocio permitiéndole acceder a oportunidades nuevas y fructíferas.

Una estrategia digital exitosa

Por supuesto, si no estamos acostumbrados a razonar en el universo digital, la idea de tener que crear una estrategia digital desde cero puede ser un poco aterradora. Fundamental antes de comenzar a sentar las bases de una estrategia correcta, es conocer los fundamentos del MARKETING digital, un vasto tema y en constante expansión.

Hemos preguntado a Francesco Cortese, Director de Marketing de EISAF, cómo lograr una exitosa estrategia digital y nos ha indicado las pautas a seguir para conseguir una mejor captación de clientes.

Por medio del marketing online, gestionado directamente desde su HEADQUARTER de Madrid, EISAF logra captar clientes en todo el mundo y especialmente en los países de América Latina. Las nuevas tecnologías son y serán, para compañías como EISAF, una herramienta fundamental para ampliar los horizontes de sus propios negocios.

De hecho, la escuela de negocios tuvo que incorporar al personal de la empresa, nuevas figuras profesionales especializadas en marketing en línea.

Esta necesidad es un una constante común para muchas empresas, tener o buscar personal con un título o, mejor aún, una competencias o una maestría en marketing digital.

Analicemos los puntos clave sobre los que enfocar una buena estrategia digital:

– Definir la presencia en línea de la empresa

¿Qué es la presencia en línea? Todo sobre el maravilloso mundo de Internet: página web de la compañía (optimizado para dispositivos móviles), perfiles sociales (Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest, YouTube, LinkedIn, etc.) y todo lo que pueda contribuir a aumentar su reputación y peso en el segmento de mercado inherente a su negocio, a través de las experiencias de aquellos que ya han entrado en contacto con su negocio (las famosas “reseñas”).

Está, de hecho, comprobado que una fuerte presencia en línea (especialmente si se gestiona de óptima manera) es capaz de dar confianza a los clientes, potenciales o reales, que busquen información relacionada con los productos y servicios que la empresa ofrece. El boca a boca, por tanto, también en el mundo digital, aún no ha pasado de moda.

– Hacer números: estadísticas e informes analíticos

Mantenerse al corriente de las estadísticas de nuestros canales en línea es crucial: el uso de herramientas de análisis gratuitas como Google Analytics son la base de cualquier toma de decisiones que afectan a nuestra estrategia digital: datos como tráfico web, sus fuentes de procedencia y tasas de conversión, pueden obtenerse monitorando con regularidad los informes analíticos de la página web, y pueden ser vitales para entender los puntos fuertes y débiles de su estrategia y actuar en consecuencia, para su utilización inmediata o futura.

– Los motores de búsqueda son nuestros amigos: la estrategia SEO

La optimización de nuestra página web para los principales buscadores (Google, Yahoo, Bing, etc.) se ha vuelto esencial, especialmente cuando el objetivo es diferenciarse en el océano de la oferta existente en la web. ¿El desafío? Ser capaz de obtener la clasificación más alta en los motores de búsqueda.

El principal factor que considerar, durante el desarrollo de la estrategia SEO, es principalmente la elección de las palabras clave más utilizadas por el potencial cliente a la hora de buscar los productos o servicios que ofrecemos.

De hecho, elegir las palabras clave adecuadas para modelar el contenido de nuestras publicaciones de blogs, artículos en línea y de nuestra página web, es la base de una estrategia digital moderna.

– La tecnología nos ayuda: ¡elegir las herramientas adecuadas!

Ah, la tecnología, ¡qué gran cosa! Contrariamente a las escasas herramientas disponibles hasta hace pocos años, hoy existen software para casi todas las necesidades empresariales: contabilidad, CMS, marketing por correo electrónico, etc.

De hecho, poder identificar cuales son las herramientas adecuadas para nuestro negocio puede significar un gran ahorro en términos de recursos, tiempo y capital humano, logrando garantizar la máxima eficiencia y eficiencia al mismo tiempo.

¡Piensa como cliente, actúa como empresario!

Es fundamental en una sólida estrategia de marketing digital poder comprender lo que el consumidor necesita y, obviamente, dárselo: las empresas a menudo eligen vender el producto y no la solución a un problema.

Podemos tener el mejor producto en este mundo, pero si no podemos dar un sueño o ser capaces de vivir una experiencia o satisfacer un deseo, nuestro negocio nunca podrá despegar.

¿Cómo resumir todo esto? Genera una necesidad, ofrece una solución, satisface el deseo.

En una estrategia de marketing digital, mantener siempre bajo control todo lo que concierne a su negocio es esencial, pero también es importante controlar el comportamiento de nuestros competidores.

[huge_it_forms id=”3″]

Qué es y qué no la transformación digital


Todo el mundo habla de ella, pero muy pocos la han visto en acción, y apenas unos pocos comprenden su alcance. Aquí te contamos qué es.

Medios de comunicación, especialistas, proveedores, líderes de TI, prácticamente todos hablan de la transformación digital. Probablemente demasiado. Tal saturación podría provocar confusión y generar ruido alrededor de su propósito y ventaja principales.

¿Qué es exactamente? En principio hay que aclarar que la transformación digital no es un producto ni una solución que pueda comprarse; sin embargo, su impacto en todas las industrias ha sido significativo. En esencia se trata del proceso de modificar a una organización usando herramientas innovadoras, así como adoptar tecnología de punta y, al mismo tiempo, cambiar radicalmente la cultura corporativa con el propósito de adoptar nuevos modelos de operación y de negocio.

El nivel de digitalización es tal que ya es  parte de nuestras actividades en línea cotidianas -compras, transacciones bancarias, trámites, consultas-, y si algo no funciona como lo esperamos, tenemos más opciones inmediatas, nos vamos con la competencia sin siquiera pensarlo. Vivimos en un mundo digitalizado y esperamos que la tecnología trabaje continuamente para nosotros.

Es por ello que las organizaciones de prácticamente todos los sectores tienen que invertir en los avances que satisfagan a empleados y consumidores. Nubes públicas o privadas, aplicaciones móviles y servicios virtuales requieren una nueva generación de almacenamiento, automatización, análisis y gestión: una innovación da pie a la otra; la nueva tecnología optimiza los procesos que a su vez producen productos y servicios más avanzados. Y en consecuencia, los clientes exigen mejoras adicionales porque se acostumbran a ciertas experiencias cotidianas.

Esta espiral ascendente sencillamente no se detendrá. Esto puede ser una oportunidad para empresas y organizaciones que además plantea un enorme desafío. Si se dejan de lado las inversiones en innovación tecnológica, contar con  expertos calificados, si hay falta de apoyo de la alta administración o no se asocia con el proveedor indicado, podría estar en riesgo de quedarse totalmente rezagado.

En caso de que esté posponiendo su entrada a la transformación digital, ¿a qué escenarios devastadores se enfrentaría? Echemos un vistazo a ocho de ellos.

  1. Lenta capacidad de reacción. El entorno de negocios es muy dinámico. Factores socioeconómicos, políticos e incluso ambientales pueden cambiar radicalmente el rumbo que tomen distintas industrias y regiones geográficas. Una infraestructura y procesos obsoletos pueden ser grandes obstáculos para no reaccionar y definir rápidamente la estrategia a seguir.
  2. Pérdida de clientes. El nombre del juego es omnicanal. Los consumidores esperan experiencias más ricas y personalizadas, tienen la información literalmente en sus manos y pueden comparar precios y consultar reseñas en tiempo real. Si una tienda física o en línea no es capaz de personalizar mejor sus ofertas, permitir la compra a través de cualquier canal o de no aprovechar la analítica predictiva para lanzar promociones en tiempo real, sencillamente estará fuera del juego y, probablemente, del mercado.
  3. Inmovilidad. Estrechamente relacionada con el punto anterior, la movilidad es hoy un ingrediente vital de la digitalización. No basta tener una presencia en línea; de no contar con una estrategia diseñada para aprovechar el crecimiento exponencial de los teléfonos móviles y tabletas, la pérdida de oportunidades de venta será exponencial.
  4. Perder la batalla ante las nativas digitales. Las empresas nativas digitales lo traen en su ADN. Nacieron en un entorno global altamente competitivo y cambiante al que han tenido que adaptarse y en el que han sabido prosperar, incluso han superado a las firmas tradicionales. Éstas han tenido que dar un giro radical a su forma de hacer negocio para estar vigentes en el mundo actual. ¿Está lista su organización para afrontar a estos competidores?
  5. Procesos manuales obsoletos. No aprovechar la tecnología impedirá que la automatización reduzca los errores, aletargará los ciclos y hará a los procesos operativos más reactivos y manuales.
  6. Desarrollo acompasado. Desarrollar, probar, afinar y actualizar aplicaciones –móviles o fijas- exige gran agilidad y una plataforma de código abierto altamente flexible. De no cumplir con estos y otros requisitos, su equipo de programadores y desarrolladores no sólo tardarán en crear las aplicaciones necesarias para operar y competir, sino que también estarán obsoletas para cuando estén en producción.
  7. Penalidades e incumplimiento. Las normas regulatorias y su observancia están ejerciendo mayor presión a las empresas locales y globales. La digitalización se ha convertido en un aliado para generar automáticamente reportes de cumplimiento, evitar multas y penalidades. Si su empresa aún depende del uso de hojas de cálculo distribuidas en diferentes sistemas, es mejor que se vaya preparando para responder a los requerimientos de los organismos regulatorios de un momento a otro.
  8. Rezago en capitalizar las nuevas tecnologías. ¿Sabe cómo puede aprovechar su empresa tendencias como el Internet de las Cosas (IoT),  virtualización, nube, Big Data y analítica, entre otras? Una  hoja de ruta hacia la transformación digital debe contemplar la implementación de éstas y otras tecnologías. De hecho, en conjunto, son los habilitadores para dar el salto a lo que se ha denominado la Cuarta Revolución Industrial.

De acuerdo con IDC, para el 2020 el 40% de las tres mil principales empresas de América Latina dependerán de su capacidad de crear productos, servicios y experiencias digitales; en tanto, en 2017, dos de cada cinco de estas empresas contaron con equipos dedicados a la transformación digital.

Es evidente que no hay marcha atrás, y la opción es moverse, comenzar la transformación muy rápidamente.

Por Olivia Salas* Regional Marketing Manager de Red Hat México.

A %d blogueros les gusta esto: